miércoles, 20 de febrero de 2013

Italianos


Publicado en LA GACETA el 20/02/2013

Expulsaron de Gran Hermano a Giuls y asistimos al primer disgusto serio de esta edición. A GH van todos persiguiendo un sueño y luego no quieren salir así los encañone Django con una recortada, con lo fácil que sería, una vez allí, hacerse echar y vivir del cuento. Giuls, que ya ha enseñado una teta en Twitter, le dijo a Mercedes Milá que es que ella cae mal desde pequeñita, como si eso no fuera culpa suya. Giuls es de Ibiza y la gente yo creo que sospecha que no ha trabajado en la vida. Los de la casa decidieron nominarla porque la casa es suya y el pueblo la echó porque al final el GH es de todos. Yo invito a mi casa a quien quiero, incluso a gente recién salida de la cárcel, y estaría bueno que uno tuviera que soportar en GH a los pelmas o los acomplejados, como ocurre en realities tipo Operación Triunfo. El caso es que Giuls cae mal y sabiendo esto no tendría que haber ido ni al casting.

Esta chica ya había sufrido lo suyo porque le gustaba Kristian y a Kristian le gustan todas, sobre todo Sonia, aunque esto es un poco culpa de los realizadores, que por menos de nada los sacan tonteando con la marciana de Alejandro Sanz de fondo. Kristian es un rasta-surfer, un tío raro que resulta atractivo a las mujeres; pero ayer percibimos en su rostro un aire de inseguridad, cierta preocupación con el italiano nuevo. En GH meten italianos no porque el jefe también lo sea, sino porque así les bajan los humos a los españoles guapos. Un italiano ya no es ni siquiera un exotismo, es algo mucho peor. Un italiano es el típico tío que te levanta a la novia y encima le acabas queriendo.

-A mí el spaghetti este me gusta muchísimo –me advertía una amiga por Whatsapp, sin emoticonos de risa ni nada, para que me fuera cortando.

-Normal… a mí también.

Edoardo, que así se llama el muchacho, boxea y es fisioterapeuta, con lo que ofrece, ya de inicio, protección y placer, que es lo que le piden las mujeres a la vida. Se llama a sí mismo pizziolo y, claro, ellas se vuelven locas. Vete tú a saber qué imaginarán. A su lado Kristian, con ese pelo y siendo de Madrid, nos parece ya, desde el lunes, un poco playboy de opereta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario