jueves, 10 de enero de 2013

FINALES


Publicado en LA GACETA el 10/01/2013

Va a acabar mal. Lo ha dicho Bryan Cranston, el protagonista de Breaking Bad, que ya pugna, sin haber terminado, por instalarse en el podio histórico de las series de televisión, junto a Los Soprano y Mad Men, desbancando quizás, opino yo, a The Wire. La historia del profesor metido a narcotraficante terminará en verano, malamente, obviando la máxima que dice que todo está bien si bien acaba.

¿Terminó mal Los Soprano? Su final abierto, su inconclusa resolución (que era una táctica para no enjuiciar a Tony, al que tanto quisimos), era, creo, el mejor final para la mejor serie. ¿Quién muere? ¿A quién matan? En todo caso, hablamos de reinos de este mundo, algo que no ocurre en otras, como Perdidos, cuyo final (¿cerrado?) solo sirvió para subrayar el fracaso de un subgénero que empezó a descarrilar por realidades paralelas, apariciones irresueltas y tramas superfluas, desechables. Perdidos es la serie por la que se empieza, el bautismo de fuego del futuro seriéfago, y algunos se han quedado ahí, echando de menos aquellos fundidos finales, con las letras de Lost atacando desde el fondo.

Se irá Bryan Cranston, el profesor Walter White, que no pudo ser, casi nunca, un canalla a sangre fría, y con él una de las series más originales de la televisión. Su peripecia tuvo un arranque lento, lastrado por un decorado feísta de jerseys de punto en el desierto cruel y meridional de América. Heisenberg porta cuando aún es Walter White un traje severo y anticuado, pobretón, como su pueblo natal, del que no se desprende hasta perfilarse la perilla. A su repentina transformación, momento en que empieza a despegar la historia, se une, como atracción decisiva de la serie, una relación sentimental, muy borrascosa, con el joven Jesse Pinkman, a quien protege, odia y estima con igual intensidad. Jesse es como el hijo listo que nunca tuvo (tiene uno discapacitado), un sobrino díscolo sin lazos sanguíneos, y hay un momento en que se lo confiesa al padre de una muchacha que está a punto de morir. Porque en la serie van muriendo los imprudentes, lo cual nos hace pensar en un final trágico, sin un solo personaje vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario