sábado, 14 de abril de 2012

Kirchner y los pobres

La Barra Brava argentina gasta tacón de aguja y, adicta al bótox, cree haber sido bendecida por el atractivo de Evita. Alta, rica y un poco pija, a la misma distancia que Rafael Correa del indigenismo de literatura barata, Fernández de Kirchner, devenida un histrión de demagogia bolivariana, quiere deshacer la riqueza de la antigua Metrópolis a golpe de decreto. La presidenta albiceleste, berlusconismo porteño de labios pintados, se autoproclama defensora única de los pobres, pero lo hace, desvergonzada, desde su rancho pampero por dónde cabalgan los pura sangre. Todo un ejemplo.

Publicado en LA GACETA en 14/04/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario