miércoles, 14 de diciembre de 2011

Un recorte, una ilusión

La tijera, al fin, se llevará por delante la ilusión, de momento fusionando cabalgatas. Esperemos que el Gobierno tenga la decencia de respetar ese anuncio tan sugerente de La Fábrica de Sueños, porque el problema de abrir la veda en estas cosas es que, como dijo De Quincey, de permitirse uno el asesinato –en este caso, de la utopía– a dejar las cosas para el día siguiente hay una línea muy fina, y de congelar las pensiones a castrar del todo a los Farinelli de San Ildefonso –el colegio, no La Granja– tampoco hay tanto. Nadie está a salvo en esta Feria del Recorte sin capea. Y los medios, hartos como ustedes de los tijeretazos, ya sólo informamos de los más pintorescos.

(Publicado en La Gaceta el 14/12/2012)

No hay comentarios:

Publicar un comentario