jueves, 1 de diciembre de 2011

Resurreción musical en El Matadero


Tuvo algo de extraño ver a alberto Ruiz-Gallardón, elegantemente desgarbado, como casi siempre, curioseando entre los barracones del Matadero de Madrid. Ese lugar en el que lo cutre se ha elevado a la categoría de arte.

Rodeado de periodistas ansiosos por sonsacar al político cuál es su ministerio preferido, el todavía alcalde de Madrid se congració el pasado viernes con lo más granado del moderneo madrileño; se interesó, al parecer sinceramente, por cómo una grafitera llevaba a cabo uno de sus dibujos en la pared; preguntó a los músicos, que era lo que tocaba , por sus inquietudes ("Madrid ama la música porque ama la vida", dijo el regidor) y felicitó sin cortapisas, y con toda la razón, a María Langarita y Víctor Navarro, los arquitectos artífices de la nueva cara de un espacio que adorna su esforzado Madrid Río. Y todo porque en ese centro cultural totalizador del sur de la capital se presentaba el Red Bull Music academy. algo así c omo u n O pe ra c ión Triunfo en versión creativa sin el obsceno ojo que todo lo ve. a partir del próximo 23 de octubre y hasta el 25 de noviembre, 60 artistas de 30 países distintos acudirán al Matadero para delimitar tendencias, grabar nuevos temas y aprender unos de otros, alrededor de una iniciativa que ya ha tenido lugar en otras ciudades como Sao Paulo, Roma, Berlín, londres, Nueva York o Barcelona.

Esta cita planetaria llega a Madrid de rebote, pues estaba previsto que se celebrase en Tokio hasta que los terremotos lo hicieron inv iable. Dicho esto, lo cierto es que los que vengan disfrutarán de la singular elegancia de la Nave 15 del edificio de legazpi, un lugar en el que se funde con evidente armonía la decadencia con la vanguardia, el paso del tiempo con el presente e, incluso, con el futuro. los cuatro módulos -repartidos en oficinas, estudios de grabación, auditorio y zona de descanso- con que cuenta lo que será la sede de la academia tienen en común cierto aire de invernadero en forma de proyecto botánico. El suelo mancha los zapatos, las ventanas parecen haber sido abiertas a mazazos y las paredes están forradas de sacos terreros pintados de negro. aún así, el conjunto resulta agradable, ca si un museo en sí mismo. las salas, todas de madera clara, apenas están decoradas, sólo algún sofá retro sirve de contrapunto a baterías y mesas de mezcla. además de la parte didáctica, una ola de conciertos solazarán a un público específico durante las casi cinco semanas que se sostendrá este evento en el tiempo. Gran parte del repertorio tiene mucho que ver con lo que se puede escuchar en otros festivales como el Sonar. Música electrónica -predomina la vertiente experimental-, con nombres como Morton Subotnik, Raster-Noton, Frankie Knuckles, MF Doom, Esplendor Geométrico -estos son españoles- o Holydubs, que son auténticas referencias en el mundillo. los conciertos y actos estarán repartidos por lugares tan dispares como el Teatro Circo Price, la discoteca Fabrik, la Casa Encendida o el Museo Reina Sofía. También se escucharán otros tipos de música, como el soul (Erykah Badu) o los ritmos latinos (Tormenta Tropical, con Señor Coconut y Tom Zé, entre otros muchos).

Many amari, el alemán que fundó esta escuela global de música en 1998, explicó con entusiasmo cómo fue el principio: "la idea partió de una forma muy simple. los artistas no tenían un lugar para reunirse, así que decidimos intentarlo. al principio sólo trajimos representantes de austr ia , a lemania y Suiza. Catorce años después, casi 80 han estado representados".

Y es que no cabe duda de que el proyecto es un éxito, pero otra cosa es que vaya a gustar a todo el mundo. así, el que reniegue de las vanguardias musicales o no tenga humor para conciertos, puede aprovechar, en último término, la oportunidad de disfrutar de un lug a r s or pr endent e , donde la destrucción material camina del brazo de la creatividad y donde, además, como dijo Gallardón, se habla el "lenguaje del respeto". Un respeto al alma de los edificios.

Publicado en LA GACETA el 16/11/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario