miércoles, 28 de julio de 2010

Mi ego revuelto

La ministra sale con la cara tapada, acalorada. Así que sólo queda una opción: que el periodista y el de prensa sean los verdaderos protagonistas de la imagen

Aviso de que hoy voy a alimentar mi ego. El que suscribe, como a estas alturas todos habréis podido comprobar, sale serio, con pinta de estar trabajando, ¡al lado de una ministra! Concretamente, de la responsable de que ni usted ni yo tengamos derecho, a partir del año que viene, a ninguna ayuda para comprar una casa. Que no estoy hablando de Aído.

Y no, no soy el de traje, que ese es el de comunicación de Vivienda, cuya labor es, entre otras –no seré yo el que juzgue su trabajo-, la de otear disimuladamente por encima de los hombros y tirantes del ganado periodístico libretas ilegibles al tiempo que habla su jefa. ((Hago un inciso para resaltar las trazas de policía suspicaz que este hombre, cuyo nombre no recuerdo, desprende en la instantánea que nos ocupa. Se le adivina atento, ¿verdad?. Y Beatriz, permítanme que la llame así después de posar a mi vera, estaba nerviosa; lo estuvo durante toda la rueda de prensa, atropellando palabras y datos como queriendo mostrar arrepentimiento por todo lo que salía de su boca. Por eso me cae bien. Por eso y porque no tengo pensado comprarme una casa, y menos aún digna)).

Pues bien, lleno la tripa de mi ego, comentando la foto a lo Millás, por varias razones. Saco una cabeza a la que maneja el cotarro del ladrillo –donde ha llegado este chaval-; cuando estaba cubriendo todo lo económico que decía Corredor, mi camiseta se iba empapando en sudor gracias a la manía que tienen en los ministerios de gasear a todo bicho viviente, y aún así aguanté (Joder, qué calor, dijo la ministra: de ahí mi cara de póquer) y, por último -espero que nadie de mi periódico lo lea-, parece que estoy sacando la libreta para arañar una última declaración que podría haber sido de lo más reveladora (¿?), pero lo que en realidad estoy haciendo es guardándola para irme y como mucho, investigar a qué huele el sudor de los que mandan.

Y es que, en resumen, que esto se me está escapando, hoy estoy feliz. Salgo negro sobre blanco a tu lado, Beatriz, y no todos pueden decir lo mismo. Así que aquí tienen, mi ración de egos revueltos, como diría Juan Cruz.


3 comentarios:

  1. Alberto que sales en la foto!!!!
    Ja Ja Ja ,otro famoso en la familia!!
    Aprovecha el tirón que eso vende!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. jajja has visto!! ahora tendré que ir camuflado por la calle, cosas de la fama...jajaja no se muy bien quién eres...aunque me voy acercando, sé que eres pariente!

    Un abrazo

    ResponderEliminar